top of page

SOS: ¿CÓMO SOBREVIVIR A LAS CLASES EN LÍNEA?


La pandemia del coronavirus ha hecho que el mundo cambie radicalmente; la economía, la vida social, familiar, laborar y por supuesto la educación. Ninguno imaginó que esta situación se alargaría tanto, en los primeros meses se veía como algo tan lejano. Sin embargo, hoy en día la distancia social es una de las mejores estrategias de prevención de contagios.

Es por ello, que muchos gobiernos han optado por que los niños reciban las clases de manera virtual desde casa, en el mejor de los casos aquellos que tienen acceso a internet o televisión comenzarán de esta forma su ciclo escolar.

Dejando atrás las dificultades de recursos e infraestructura que muchos tienen, la educación virtual se enfrenta a varios retos.

¿Cuál es la diferencia entre la educación presencial y la educación en línea?

Muchos de los programas de educación en el mundo están diseñados para ser impartidos cara a cara en un salón de clases, sobre todo si se trata de la educación básica en los primeros años de vida. El principal reto que se están enfrentando los docentes, es el de adaptar los contenidos que han sido diseñados para una intervención con el alumno, hacia una manera de llevarlos a través de la computadora. No podemos negar que somos seres relacionales y la educación tiene que ver con una relación alumno-maestro – compañeros- salón de clases. En el cual no sólo se aprende por el discurso del profesor, sino por todos los elementos que se dan en el día a día en el aula escolar.

La mayoría de la educación a distancia está pensada para grados superiores de formación, cómo lo podrían ser los grados y posgrados. Pareciera ser que vivimos una especie de duelo, pues aquellos que deciden estudiar a distancia lo hacen con la conciencia del reto que representa. Sin embargo, ahora esto no es una opción sino una regla para la mayoría.

Hay quienes hacen la diferencia entre la educación a distancia y en línea, siendo una el acceso a diferentes materiales y un aprendizaje autodidáctico y otra en un acompañamiento virtual por video conferencias con los maestros. Sin embargo, en los primeros años de vida es imposible que un niño aprenda de una manera únicamente autodidáctica, tiene que haber un acompañamiento del docente y de un cuidador. Esto último se vuelve difícil, ya que muchos padres de familia trabajan y entonces quienes están haciendo cargo de la educación llegan hacer los abuelos o hermanos.

El tiempo en pantalla….

El cerebro humano no termina de madurar hasta aproximadamente los 18 o 20 años, durante el desarrollo evolutivo y el crecimiento aparecen diferentes habilidades que nos van permitiendo tener mayores procesos cognitivos, emocionales y sociales. En lo que se refiere a la capacidad de atención, es una de las habilidades que se va mejorando durante todo el ciclo de vida, pero termina de instaurarse hasta principios de la adultez.

Pedirle a un niño que pase más de tres horas en la computadora es un gran reto, pues más allá de una cuestión de voluntad tiene que ver con una cuestión de capacidades. El cerebro de los niños pequeños no está diseñado para tener la atención sostenida en un estímulo durante tanto tiempo. El claro ejemplo es el trabajo que hacen los maestros de preescolar y de educación básica poniendo descansos, dinámicas, juegos, para entonces sea más digerible los contenidos y la atención del niño esté más centrada. Es por esto, que recomiendo a los padres de familia o los educadores que existan descansos durante la impartición de contenidos. Ya que no va a ser significativo el aprendizaje si el niño se siente cansado o está frente a un estímulo durante mucho tiempo. Los descansos pueden ser de cinco a diez minutos durante cada materia o cada tema. Así cómo no tener tantos contenidos en un solo día.


Las emociones importan en aprendizaje….

Durante mucho tiempo se ha pensado que la razón es más importante que la emoción, se ha dicho que la razón nos conduce al éxito y por lo tanto los sentimientos nos llevan al fracaso o a cometer errores. esta idea está muy lejos de ser realidad, la razón y la emoción funcionan de manera complementaria, existe un área en el cerebro que se llama la corteza ventromedial, la cual une el proceso del pensamiento con lo que sentimos.

Cuando hay una emoción “agradable” es más probable recordar los detalles o la información que cuando nos sentimos aburridos o abrumados.

Si nosotros revisamos la neuroanatomía del cerebro, encontraremos que las partes medias del cerebro se encargan de las emociones y las partes superiores se encargan del pensamiento, atención, planificación, por mencionar algunos de los procesos más evolucionados que hacemos como especie humana. Por lo cual, si hay una emoción intensa se “desactiva” la parte de la razón y de todos los procesos que ya se mencionaron.

Y es que, las emociones tienen tres funciones básicas: la primera es ayudarnos a relacionarnos con los otros, la otra es adaptarnos para mejorar las circunstancias y por último a motivarnos. Por lo cual, si queremos un aprendizaje realmente profundo no debes de dejar de hacerlo motivante, relacional y que permita adaptarse.

Al momento de hablar de las emociones, hay aspectos a tomar en cuenta:

1. Los niños pequeños no regulan sus emociones por sí solos, necesitan de nosotros para hacerlo, a esto se le llama co-regulación.

2. Es importante que no dejemos fuera el aspecto emocional, cómo padre de familia o docente dedica tiempo para escuchar el sentir del niño y validarlo.

3. Desarrollar contenidos que sean llamativos para el niño y motivantes, evita al contenido monótono, cuidando siempre la voz, hacer uso del juego cómo estrategia principal de aprendizaje.

4. Acomodar la experiencia del niño, no hagas juicios de valor sobre lo que siente, es importante que tengas corazonadas, pero no inferencias como se fueron la verdad absoluta. “veo que estas molesto, ¿es así?

5. Valida y después corrige, esto ayudará a los niños a integrarse mejor “entiendo que debes de estar muy cansado, yo también lo estoy y no hacer la tarea no es una opción “

Da opciones limitadas a los niños

Tener opciones limitadas siempre ayuda a el niño para la cooperación y a sentirse incluido, cuando tengas que hacer alguna tarea o dar un contenido, puedes dar opciones limitadas. Un claro ejemplo podría ser, “¿prefieres comenzar con la clase de matemáticas o de español?” o “¿prefieres comenzar a hacer la tarea de artes o la de inglés?” Esto no significa que el niño elija o no hacer las cosas, hay cuestiones que no son negociables, como podría ser la tarea o la escuela. Pero si puedes negociar con que empezar.

Vive la rutina como si fuera a clases presenciales

Durante esta pandemia se nos ha permitido hacer la videoconferencia muchas de las veces usando la pijama de la cintura para abajo, incluso no teniendo que levantarnos tan temprano para poder hacer las actividades ya que no tenemos que salir de casa. Sin embargo, yo te recomiendo que, aunque sea pesado vuelvas a la rutina habitual con tus hijos, usen el uniforme y hagan todo lo que antes hacían para ir a la escuela.

Por otro lado, trata de que los niños tengan un espacio definido para tomar sus clases. No tengas estímulos distractores alrededor. Puedes motivarlo pidiendo su ayuda para decorar el fondo de donde tomarán sus clases.

La comunicación docente- padre de familia

Los docentes y los padres de familia deben de estar en constante comunicación y trabajar como un equipo. Esta situación de las clases en línea es algo nuevo para todos, cuando nos enfrentamos a retos o nuevas experiencias en nuestra vida puede ser estresante, dar miedo e incluso molestarnos. Sin embargo, es importante para lograr un aprendizaje de calidad en estos momentos y en la educación en general que se tenga una relación estrecha entre los cuidadores y el docente.

Te recomiendo evitar dialogar si estas enojado, o si estas sintiendo una emoción muy intensa, pero sobre todo buscar estrategias y reglas, donde se incluya el parecer de los padres de familia y de los maestros. Algunos ejemplos podrían ser: establecer el limite de horas de entrega o el horario para consultar dudas. Siempre apelando a la flexibilidad, pero sin dejar los límites.

Pero sobro todo, se flexible y ten paciencia…

No olvides que esta situación es estresante para todos, nos encontramos en un proceso de adaptación y es importante que tengamos muy claro que vamos a tener diferentes emociones. Pero, sobre todo, que estaremos transitando por diferentes obstáculos que serán nuevos para nosotros, pero nos permitirán conocer nuestras fortalezas y las áreas en las cuales tenemos que mejorar.

240 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page